07/06/2017

TESTIMONIO DEL PACIENTE RENAL: "Eduardo Vidal"

Eduardo Vidal un sevillano de casi 83 años, y 40 años con un trasplante de riñón, después de recibir un trasplante de su hermana, comenzó junto con compañeros de Huelva, su andadura por Andalucía para crear ALCER Sur, lucho por los derechos de los compañeros en diálisis y que todos los pacientes pudieran tener acceso al tratamiento.

1.- Hace 40 años usted recibió un trasplante renal de donante vivo, con lo cual este año cumplirá su cuarenta aniversario, coincidiendo también con el aniversario de ALCER, incluso estuve presente en las primeras reuniones de pacientes renales en Madrid para la necesidad de crear una asociación.

Así es, me trasplantaron en Madrid en la fundación Jiménez Díaz, coincidiendo con los comienzos de la creación de ALCER, me reuní con Iñigo Álvarez de Toledo, Isabel Entero y un sacerdote que estaba en tratamiento de diálisis, para estudiar la posibilidad de crear una asociación de pacientes renales, ALCER Sur (en Andalucía).

Cuando regresé a Sevilla y junto a compañeros de Huelva, comenzamos a crear la asociación, fueron momentos difíciles con muchas reuniones y viajes, ya que fuimos informando en las unidades de dialisis de Andalucía y contarles la labor de la asociación y lo importante que era que se sumaran a ALCER, en un principio se creó ALCER Sur, pero según se fueron creando en las diferentes provincias andaluzas cambiamos el nombre a ALCER Giralda.
Tuvimos muchas trabas administrativas, ni la Junta de Andalucía nos dejaba poner una pegatina en los hospitales. Se montaron en el tren cuando ya estaba en marcha; y eso que quiero muchísimos al equipo que me ha salvado la vida, no solo una vez si no en varias ocasiones.

Con 24 años me detectaron la enfermedad, estuve encamado durante cuatro meses, hasta me operaron de amigdalas, ya que no sabían realmente la enfermedad que padecía; hasta que por fin los médicos me diagnosticaron una insuficiencia renal terminal, llego el momento en que no tenía prácticamente función renal; y tenía que comenzar tratamiento de diálisis; en aquella época no había diálisis para todos los pacientes y tuve la suerte de poder comenzar tratamiento de diálisis en Sevilla, pero desde el primer día que comencé diálisis estaba mentalizado que me podían trasplantar.

2.- ¿Qué era lo que más demandaban los pacientes de entonces?
En aquella época en Sevilla había 12 monitores de diálisis para toda la provincia; es decir los enfermos de riñón se morían. Todavía no sé yo como pude entrar en diálisis y trasplantarme. Haber tenido esa experiencia me dio fuerzas para poner en marcha la asociación y ayudar a los compañeros/as, y hacer presión para que en los hospitales hubieses más monitores de diálisis y llegasen a todos los pacientes de la provincia.

3.- Hace 40 años era difícil y escasos los trasplantes de donante, ya que ni siquiera existía la Ley de Trasplante que conocemos hoy en día ¿De dónde partió la idea de recibir un trasplante de donante vivo de su hermana?
Después de asistir a una consulta médica de un urólogo en la cual me acompaño mi cuñado, me hablo sobre el trasplante, comentándolo con la familia un día de playa; y sin más una de mis hermanas se ofreció a darme un riñón, ella es 7 años más joven que yo, casada y con tres niños, después del trasplante tuvo otro niño más sin ningún problema.
Me dializa por la noche, en aquella época eran sesiones de diez horas, llego el momento en el cual el nefrólogo me comunico que me podían trasplantar y en casa como ya estaba hablado con la familia; mi hermana no dudo donarme el riñón.
Comenzamos las pruebas de compatibilidad en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, llego el día del trasplante y todo se realizó con éxito, estando aislado en la habitación y como excepción recibí la visita de mi mujer y hermana, Mi hermana me dijo “Te dije que te lo iba a dar el riñón, y ahí lo tienes puesto”.

4.- ¿Qué pensamientos positivos y negativos se le pasaron por la cabeza cuando pensó en su hermana como donante?
Era una responsabilidad muy grande ya que ella era una mujer joven con tres niños pequeños, teniendo en cuenta que de esto fue hace 40 años, no había nada de información a diferencia de hoy en día que los medios de comunicación hablan de los trasplantes, diálisis…

5.- ¿Cuáles fueron los mejores y peores momentos mientras estuvo hospitalizado?
Durante la hospitalización del trasplante mi hermana se puso mal, y a mí me entro de todo, pensando que era una mujer con tres niños pequeños, me había dado un riñón a le sucedía algo; afortunadamente se quedó en un susto; únicamente había perdido bastante sangre y por ese motivo tardo un poco más en recuperarse.
Salimos de aquello pero realmente lo pase mal.

6- ¿Cuál es la calidad de vida después del trasplante?
En hemodiálisis lo pase bastante mal, soy una persona muy estricta y todo lo que me dicen los médicos lo cumplo.
Después de trasplante comencé otra etapa de mi vida, comencé a viajar, disfrutar con la familia, hacer una vida normal.

7.- Muchos/as compañeros/as me imagino que a lo largo de estos años ha dejado en el camino, muchos sueños e ilusiones, si nos tuviera que resaltar algo ó alguien, a quién?
He conocido a muchos compañeros, pero guardo un recuerdo especial a mis compañeros de Huelva comencé con ellos toda esta andadura de ALCER; también guardo un cariño especial a Amelia, que fue presidenta de ALCER Giralda, con ella asistí para dar charlas sobre la labora de la asociación en colegios, asociaciones, radios, televisión.

8.- ¿Cree que se ha logrado el objetivo de ALCER, en el que hace 40 años un grupo de pacientes renales lucharon por ello?
Desde luego que sí, ahora todos los pacientes renales de España reciben tratamiento de diálisis.

9.- Con 84 años, y 40 años con un trasplante de donante vivo, ¿Cuáles son sus planes de futuro?
Sigo trabajando en mi negocio, en el cual tengo tres niños (mis sobrinos, hijos de mi hermana). Para cuidarme, mientras haya riñón hay vida.

Abrir enlace del sitio web