Portada

09/08/2017

DONACIÓN DE VIVO III: "El Donante, Dona"

Por Lola Montalvo

Nuestra colaboradora nos relata los pasos que se realizan en la última fase de la donación respecto al punto de vista del donante.

Finalizo esta serie de artículos relativos a la DONACIÓN DE VIVO con la última fase, que supone la preparación del donante para la intervención. Esta última parte se llevará a cabo cuando ya se conoce fecha para la donación de familiar (Donante-Receptor compatibles) o cuando en la lista de donación cruzada (Donante-Receptor No compatibles) ha surgido otra pareja compatible y ya se sabe la fecha probable de intervención para el trasplante. En ambos casos la preparación será la misma.

En esta recta final, el nefrólogo recopilará toda la documentación clínica que dispone del donante vivo y la revisará por si falta alguna prueba por realizar o es necesario actualizar alguna. Es necesario que recuerde que, desde que se selecciona a una pareja para donación cruzada hasta que se hace realidad esta posibilidad, pueden pasar varios años y algunas pruebas quizá tengan que repetirse, como analíticas de sangre y orina, radiografías, ecografías, TAC... así como también se considere oportuno que el urólogo visite nuevamente en consulta al donante vivo. En este paso el urólogo explicará al donante qué tipo de intervención llevará a cabo y por qué, así como solventará las dudas que puedan surgir. Insisto en la necesidad de escuchar con atención al médico y preguntar todo aquello que no se tienen claro, no haya expuesto o no se entienda. No se debe salir de la consulta con dudas


También serán necesario estos pasos:
• Consulta de pre-anestesia: el anestesista/anestesiólogo verá al donante en consulta. Revisará las pruebas realizadas, revisará de historial médico, haciendo especial referencia a intervenciones anteriores y tipo de anestesia que se llevó a cabo y explicará al donante qué tipo de preparación llevará a cabo, qué tipo de anestesia le será practicado y responderá a todas las dudas que puedan surgir.
• Consulta de Enfermería de Urología: este paso se lleva a cabo para tomar una muestra de sangre para pruebas cruzadas (para preparar sangre en caso de que sea necesario hacer alguna transfusión); además, la enfermera te explicará qué preparación debes llevar a cabo en casa los días previos al ingreso: dieta, enemas, laxantes, rasurado..., cuidados en general. Todo dependerá del tipo de intervención que te realicen: cirugía abierta o laparotomía.
• Comité de Ética para la Asistencia Sanitaria: este paso es imprescindible para que queden asentadas perfectamente las bases de la idoneidad del donante vivo y que la donación se lleva a cabo de forma segura para el donante, de forma desinteresada y sin coacciones, que es una decisión propia completamente libre. (Aspectos éticos de la donación renal de vivo, Casares, Miguel. Nefrologia 2010;30 Suppl(2):14-22):
«En nuestro país, en virtud de la normativa que regula el trasplante renal de vivo, los CEAS deben participar en el proceso en todos los casos. Su labor consiste en elaborar un informe sobre la libre elección del donante. Para ello, el comité evaluará la documentación aportada por el responsable del programa de trasplante de vivo (o la persona que designe) y se entrevistará con el donante en caso de considerarlo necesario»
El donante debe entender que entra en quirófano sano y que saldrá con su salud parcialmente menoscabada, lo que puede suponer un riesgo para su salud futura. Este riesgo debe quedar clarísimo para el donante y debe aceptarlo como parte del proceso de donación. Si al CEAS le queda alguna duda, puede rechazar al donante, sobre todo ante posibles dudas básicas, conceptos no claros o coacciones de algún tipo. Esto no implica que no se pueda realizar esa donación y el trasplante de forma definitiva, solo supone un aplazamiento hasta que las condiciones sean mejores. También puede rechazar a un donante de forma definitiva, por las razones que consideren oportunas en el ámbito de su competencia.
• Firma en el Registro Civil ante el juez: este paso forma parte del proceso legal que supone la donación en vivo de una persona. Ante el juez se presentan el donante, los médicos responsables de la donación (nefrólogo y urólogo) y el representante médico del hospital, que establece que la donación se realiza en un establecimiento hospitalario que reúne todas las condiciones imprescindibles (muy complejas) que suponen un trasplante, tanto de donante familiar como de donación cruzada, teniendo en cuenta que este tipo concreto, a veces, se lleva a cabo entre provincias y CCAA diferentes, que se deben coordinar, que se tiene trasladar el órgano donado por medio aéreo... todo un complejo entramando que el hospital debe asumir y que debe garantizar que funciona. Por supuesto, el juez realiza varias preguntas a todos los asistentes, varias más al donante, y al final firman el documento. Una copia se la lleva el donante.

Una vez realizado todo esto y llegada la fecha, el enfermo receptor y el donante ingresan en el hospital la tarde anterior a la intervención. Ingresan en plantas distintas, si así lo requiere la organización del hospital, porque el donante va a Urología y el enfermo receptor ingresa en Trasplantes de Nefrología. Por supuesto, esto depende del centro y de cómo esté organizado.
• Preparación: una vez que el donante ingresa en planta, se le dará camisón, se le rasurará, se le pondrá enema de limpieza y se le explicará qué dieta llevará esa noche (líquida), qué medicación se le dará antes de acostarse y antes de ir a quirófano; se le darán medias antitrombosis y se le indicará que por la mañana, antes de ir a quirófano, se le despertará para que se duche, se ponga camisón limpio y las medias. Todo esto lo realizará enfermería.
• Quirófano: en quirófano se le cogerá una vía periférica, se le pondrá la epidural con catéter (para controlar dolor posquirúrgico), se le duerme y anestesia. La intervención puede ser por laparotomía, es decir, incisión de mediano tamaño en abdomen para extraer el riñón, o por cirugía abierta, en la que se abre el abdomen por el lateral para la extracción expuesta del riñón. Cada tipo de intervención lo decide el urólogo, que es el que interviene como cirujano. Cuando acaba la intervención, el donante pasa a Reanimación o Despertar (cada sitio tiene su nomenclatura para la sala de cuidados postoperatorios intensivos). Una vez que está controlado y no hay riesgo aparente (2-5 horas...) pasa de nuevo a planta.
• Postoperatorio inmediato: debo decir sin intención alguna de asustar ni de producir encogimientos, que el postoperatorio de una donación es bastante molesto. Aunque se controla bien el dolor, las molestias son algo a tener en cuenta. Se sale con sondaje vesical (para controlar la diuresis), drenaje en la herida (sobre todo en cirugía abierta). Se pasará en reposo absoluto en cama por lo menos 24-48 horas, con las medias antitrombosis puestas y con dieta absoluta hasta que no se recuperen ruidos abdominales. Es frecuente sufrir importante dolor dorsal, sobre todo en la zona lumbar, debido a la postura en la que se colocó al donante en la mesa de quirófano. También dolores de cabeza, por la epidural. Se vigila con frecuencia las constantes vitales (TA, fiebre...) y el drenado de la sonda vesical y de la herida. En dos días te retiran todo si no ha existido complicaciones y te dejan levantar. Se prueba tolerancia con líquidos y si no hay problemas, dieta líquida y blanda en progresión, según evolución.

(CONTINÚA LEYENDO EN EL PDF ADJUNTO)


Descargar documento