09/08/2017

DONACIÓN DE VIVO II: "Ser Donante Vivo"

Por Lola Montalvo

Segunda entrega de la serie de artículo de Lola Montalvo sobre la Donación de Vivo, enfocado en el donante.

Tal como se indicó en la entrada anterior, serán el urólogo y el nefrólogo de un enfermo con ERC los que establezcan que es apto para recibir un trasplante. De entrada, todo enfermo apto para trasplante, entra en la conocida como LISTA DE TRASPLANTE habitual, es decir, la lista de trasplante de cadáver o de personas en asistolia. En esta lista están los enfermos que pueden, digamos, aguantar esta espera porque están en diálisis o su situación es estable. Si su situación de base se agravara o empeorara por alguna razón y su única salida es un trasplante, ese enfermo entraría en lo que se conoce como CÓDIGO CERO..., esto supone que ese enfermo no puede esperar en su lista provincial o regional, su vida está en riesgo, y que en cuanto salga un injerto/órgano compatible en cualquier parte del territorio nacional será para él.

Bien, esto que acabo de explicar es sólo a título informativo, pero no es lo que nos interesa... no es el motivo de esta entrada.
Un enfermo en LISTA DE ESPERA PARA TRASPLANTE, puede tener un familiar o amigo dispuesto a donar, en este caso un riñón, para él. Nos encontramos, entonces con lo que se conoce como DONANTE VIVO.

• ¿Quién puede ser donante vivo?
La ONT nos lo indica en su página web
(http://www.ont.es/informacion/Paginas/Donaci%C3%B3n.aspx):
«La donación de vivo es posible si se cumplen las condiciones y requisitos establecidos por la Ley. El donante ha de ser mayor de edad y gozar de buena salud física y mental. La Ley incluye los pasos a seguir por todos los implicados: profesionales médicos y personal judicial y donante y receptor; para garantizar los derechos de ambas partes, la libertad en las decisiones, voluntariedad, gratuidad y altruismo. Dado que cada caso tiene sus propias particularidades, las recomendaciones son consultar todas las dudas al equipo médico responsable del enfermo»

• ¿Cómo se actúa?
Bien, cuando alguien se presta voluntario como donante vivo lo hace para ayudar a un enfermo renal concreto, generalmente un familiar, y es él el que le notifica a su nefrólogo que tiene un candidato para que le done en vivo un riñón. El nefrólogo entonces notificará al servicio de trasplantes esta circunstancia (o se encargará él mismo de darle curso) y al candidatos a donante vivo se le citará y recibirá de forma ambulatoria en la consulta de TRASPLANTE.

• ¿Cuál es el protocolo?
El proceso es largo y complejo. Se puede leer al completo en qué consiste el protocolo en este documento:
Estudio y selección del donante vivo de riñón
Miguel Ángel Gentil Govantes, Porfirio Pereira Palomo
Nefrologia 2010;30(Suppl. 2):47-59
Articulo incluido en:
Guías S.E.N.
Recomendaciones de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) y de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) sobre trasplante renal de donante vivo

El nefrólogo recibirá al candidato a donante en consulta sin que el enfermo ERC familiar/amigo suyo esté presente. El médico, entonces, le explorará, le hará una Historia Clínica completa y filtrará, digamos, en primera línea que ese posible donante está sano, concurre de forma voluntaria, sabiendo a qué se enfrenta y sin coacciones de ningún tipo. Ante la más mínima duda a este respecto, este donante no suele ser aceptado. Si no es el caso, es decir, el donante cumple con los requisitos previos antes indicados, el nefrólogo pasará a realizarle las pruebas de compatibilidad DONANTE-RECEPTOR, es decir, realizará pruebas de grupo ABO y Rh, HLA, pruebas cruzadas... para valorar si el organismo del donante es compatible con el receptor. Estas pruebas establecen que el donante potencial tiene el mismo grupo sanguíneo que el enfermo ERC, que su Rh es compatible, y que sus tejidos también son compatibles, es decir, que el sistema inmunológico del RECEPTOR no atacará como «extraño» al injerto que se le trasplante. Como se pueden imaginar, este paso es fundamental. Ya de por sí el injerto será siempre un cuerpo extraño en el organismo del receptor, pero si la inmunología de ambos se parecen mucho, mucho, si son muy semejantes, es decir, si son muy compatibles, las posibilidades de rechazo, de que el organismo del receptor ataque como extraño a ese injerto, serán menores.

Ante esta situación, es decir, una vez que se le hacen estas pruebas iniciales al donante potencial, puede ser que sucedan dos cosas:

1. que el DONANTE sea COMPATIBLE con el RECEPTOR

2. que el DONANTE NO sea COMPATIBLE con el RECEPTOR.

Vamos a ver qué sucede en cada caso.

A. DONANTE Y RECEPTOR SON COMPATIBLES:
Esta situación es la ideal, es decir, un donante familiar será el donante vivo del enfermo con ERC. Se les realizaran todas las pruebas pertinentes, tanto a donante como a receptor.

? Donante: se establecerá con todas la pruebas necesarias que está sano no sólo en sentido físico, si no a nivel psicológico y social. Ya se explicará más adelante en qué consisten estas pruebas.

? Receptor: el nefrólogo complementará las pruebas que considere oportuno para establecer que el enfermo con ERC puede afrontar una intervención quirúrgica del calibre de un trasplante, que como se pueden imaginar es una cirugía mayor de enorme calado. Esto es así porque quizá desde que se le incluyó en lista de trasplante normal pueden haber pasado cierto tiempo. Esto hay que actualizarlo.

Una vez llegado a este punto, que el enfermo con ERC tiene ya un donante vivo, a esa persona se le saca de la lista de trasplante normal de cadáver/asistolia. Deja su sitio, por decirlo de una forma didáctica, a otros enfermos que esperan.

B. DONANTE Y RECEPTOR NO SON COMPATIBLES:
Hace unos años, si sucedía esto pues todo el proceso se veía paralizado en este punto. Pero desde 2009, la ONT incluyó en su cartera de trasplantes con donante vivo la posibilidad de TRASPLANTE CRUZADO. ¿En qué consiste? Pues supone que un familiar no compatible con un enfermo ERC done un riñón a otra pareja que está en su misma situación. Este sistema no es más que un intercambio entre dos parejas formadas por enfermo-donante. De esta forma un enfermo ERC puede verse beneficiado de un trasplante de vivo aunque su familiar donante no sea compatible con él.

En este caso, a diferencia del caso anterior de donante y receptor compatibles, el proceso de donación y trasplante no es inmediato. El enfermo con ERC y su donante vivo entran en otra lista de trasplante, LA LISTA DE TRASPLANTE CRUZADO. En esta «lista» se cruzan de forma periódica todas las parejas apuntadas e incluidas en el sistema, con el objetivo de obtener cruces de compatibilidad; se puede hacer de pareja en pareja o en forma de cadena de trasplante, lo que por supuesto, aumenta la complejidad del sistema. A veces, entra en la cadena entra un donante vivo que no tiene pareja receptora, es decir, que no tienen ningún familiar enfermo ERC. Es una persona que dona de forma totalmente altruista, sin ayudar a un familiar en el proceso. Es lo que se conoce como DONACIÓN ALTRUISTA o, para los que gustan de nombres más literarios, «donante samaritano». En España se realizó una cadena de trasplante de este tipo en 2011
(http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/04/28/noticias/1303978651.html)

Mientras el enfermo con ERC y donante vivo esperan a que el sistema de la ONT encuentre una pareja compatible, este enfermo está en dos listas, en la LISTA DE TRASPLANTE NORMAL DE CADÁVER/ASISTOLIA y en la LISTA DE TRASPLANTE CRUZADO. Se le trasplantará por cualquiera de los dos sistemas; sólo depende cuál de las dos listas le da una compatibilidad adecuada para ello y un injerto adecuado.

(SEGUIR LEYENDO EN EL PDF ADJUNTO)

Descargar documento