09/08/2017

DONACIÓN DE VIVO I: "Introducción"

Por Lola Montalvo

Nuestra colaboradora aportará su personal visión sobre la donación en vivo en una serie de tres artículos.

Hoy día se pueden donar diversos tejidos en vida: sangre, médula ósea, óvulos, piel… Los órganos que en la actualidad se pueden donar en vida en España son los riñones y porciones de hígado, aunque en otros países, además, también se puede donar un lóbulo de pulmón y fragmentos de intestino o hueso.

Muchas personas anónimas deciden a diario donar en vida a un ser querido; se plantean, como fue mi caso, que esa es la solución que desean intentar y hacen lo que yo, con el mismo miedo, la misma fe ciega en que todo irá bien; la misma confianza en el sistema y en los profesionales. No, yo no he hecho nada nuevo ni diferente a lo que hacen otras cientos de personas a diario de las que no nos llegan noticias. Eso sí, todo ha sido posible porque hemos recurrido a un servicio que el Sistema Sanitario Público español, por medio de la ONT (Organización Nacional de Trasplantes) pone a disposición de todos desde hace más de 25 años, aún a costa de los brutales recortes que estamos sufriendo desde hace unos de años, recortes indiscriminados que no priman la sanidad pública por encima de otras cuestiones menos vitales, aún a costa de la FALTA DE RECURSOS HUMANOS Y MATERIALES..., sí, aún a costa de esta política antisocial (recetazos, repagos, ausencia de prestaciones a dependientes...) que padecemos, el sistema funciona mucho y bien, y el sistema funciona por dos motivos, para mí muy importantes:

• La ONT, Sistema en sí mismo que es bueno, justo, equitativo. Bien planteado.
• Las PERSONAS que conforman sus equipos, en toda la red nacional de la ONT.

No precisamente, en ese orden...

Qué es la DONACIÓN DE VIVO: explicaré en estos artículos qué es y en qué consiste, sus aspectos y variables, que son múltiples, para que todos sepan cómo funciona, qué posibilidades existen y a quién deben dirigirse en caso de plantearse esta solución. Qué pasos se seguirán, quien se ocupará de ellos...

Por supuesto, mi experiencia personal es con respecto a la donación en vivo de RIÑÓN, pero es de imaginar que donación de vivo de todos los demás tejidos que son posibles donar de esta forma (hígado…) llevarán un proceso similar.

Como dije en mi artículo anterior, deseo que mi experiencia como donante viva sirva para ayudar a otras personas que sufren lo que hemos sufrido nosotros durante más de diez años; en mi familia llegamos a veces a perder la esperanza de ver cumplido nuestro sueño de un trasplante. Tan complicado era... Quiero que todos los que están en esta tesitura tengan esperanza y puedan hacer lo posible por lograr una segunda oportunidad, esa que todos merecemos.

Los enfermos que necesitan un trasplante RENAL son personas que sufren una ERC que les supone una IRCT: una Insuficiencia Renal Crónica Terminal, una incapacidad de sus riñones de llevar a cabo una función normal, es decir, filtrar la sangre y liberarla de impurezas y del exceso de agua.

Existen múltiples patologías renales que llevan a esta situación: poliquistosis, infecciones del glomérulo, enfermedades autoinmunes, diabetes, cardio-vasculopatías, intoxicaciones... Una vez que los riñones dejan de funcionar de forma definitiva estas personas se ven sometidos a una terapia sustitutiva en forma de diálisis, bien hemodiálisis (HD) o diálisis peritoneal (DP). No voy a detenerme en lo que son este grupo de patologías y qué suponen todas las modalidades de Diálisis.

Cuando un enfermo es candidato a TRASPLANTE, el nefrólogo y el urólogo le harán una completa y variada batería de pruebas que van dirigidas a determinar que esa persona es APTA PARA RECIBIR UN TRASPLANTE, es decir, que no padece cualquier alteración/patología que no le permitan soportar una intervención quirúrgica del calibre de un trasplante y toda la batería de fármacos que posteriormente van a tener que tomar de por vida. Es decir, se puede llegar a determinar que una persona con ERC en Diálisis no es apta para un trasplante porque sus condiciones físicas no lo permiten.

Una vez que el enfermo es estudiado por nefrólogo y urólogo y le establecen como APTO para trasplante, esa persona entra en la «Lista de Trasplantes» de cadáver, cuyo orden en la misma viene determinado por su estado de gravedad, su grupo sanguíneo, su sistema inmunológico y otras situaciones que determinan con extrema objetividad los coordinadores de la Organización Nacional de Trasplantes, siempre buscando el beneficio de todos los enfermos por igual. A la persona con ERC se le informa de en qué consisten las llamadas que puede recibir, en qué perímetro de lejanía debe de estar con respecto a su centro de referencia (que suele ser un hospital) y qué deberá hacer cada vez que se le llame por una posible alarma de trasplante, en lo que una de las cuestiones que siempre prima es el tiempo.

Un enfermo apto para trasplante renal, será una persona apta para todo tipo de trasplante, es decir, también puede serlo para trasplante de vivo. Pero la forma de optar a esta posibilidad va por un camino diferente. Y es ese camino el que explicaré en las siguientes artículos, que iré desgranando en capítulos para hacerlo más fácil y menos pesado.