Portada

09/08/2017

"Yo Dono"

por Lola Montalvo

Aquí llega el primero de los cuatro artículos de nuestra colaboradora, Lola Montalvo, en los que habla de su experiencia como donante en vida de su marido.

Este mes de junio en mi familia tenemos varias efemérides que celebrar. Aparte de varios cumpleaños, en mi casa celebramos algo muy especial. El 26 de junio nos operaron a mí marido y a mí… a mí para donar en vida; a él para trasplantarle un riñón. Han pasado ya tres años y han pasado casi como un suspiro. Cada vez que puedo releo las entradas que escribí por este motivo y siempre me emociono como si fuera ayer mismo cuando las redacté; ahora quiero compartirlas con todos los que visitáis la web de SEDEN, tanto profesionales como enfermos y cuidadores. Creo que tanto unos como otros debemos tener presente siempre lo que un trasplante implica en quienes donan y en quienes reciben.

Van a ser cuatro artículos en los que plasmo mi experiencia personal como donante en vida. Creo que puede ayudar a muchos a entender lo que supone y espero —ese fue mi objetivo cuando escribí estas entradas en mi blog— que sirva a otros familiares de enfermos en lista de trasplante renal para que se animen a donar en vida, tanto donación directa a su ser querido como donación cruzada cuando su sistema inmunológico no sea compatible con el de su persona allegada.
Este primer artículo lo escribí a los pocos días de que me dieran de alta del hospital tras el trasplante, hace casi tres años. De hecho, mi marido aún estaba ingresado recuperándose. Está lleno de ilusión y emociones, de alegría y de esperanza… la que quiero transmitir a todas las personas que se encuentran esperando un trasplante y sus familias. Los siguientes artículos irán referidos a los pasos que hay que seguir para entrar en el proceso de donación de vivo.

Esta foto es sobradamente conocida en mi espacio, ¿verdad? La he «colgado» a cada momento que precisaba hablar de ERC, de trasplante, de enfermedad renal de cualquier tipo... Bueno, muchos ya me conocéis y sabéis que en mi blog estos temas han tenido y tienen un marcado protagonismo.

Además de enfermera, madre, bloguera, estudiante, escritora, autodidacta de todo..., desde hace 10 años soy cuidadora de un enfermo con ERC y desde hace 5 me ocupo de su hemodiálisis domiciliaria. La foto, esta foto que yo creo que es preciosa, es de mi marido y de las manos de nuestros peques.

Mi marido tenía severas dificultades para ser trasplantado. Muy complicado, rozando casi, casi lo imposible. Por ello, aparte de estar en la lista de trasplante «normal», me ofrecí para que nos pudieran incluir en la lista de trasplante cruzado de donante vivo. Hemos pasado múltiples filtros de todo tipo, pruebas, análisis, estudios, visitas médicas y de enfermería..., sí. Y esto ha supuesto años, desde el mismo instante en que este sistema lo instauró la ONT en nuestro país. De hecho en Andalucía fuimos de las primeras parejas que se apuntaron a este proyecto.

Bien, pues estos días atrás, nuestro sueño de que se materializara el trasplante se ha hecho realidad. Mi marido está aún en el hospital recuperándose, lentamente y siempre hacia delante, de un trasplante que se ha conseguido gracias a que yo he donado en vivo. Va despacio y rezo porque siga lento pero siempre adelante.

¿Por qué cuento esto? Sé que se lo pueden estar preguntando, sé que muchos hasta se pueden plantear como algo horrible, elevando las cejas por la sorpresa, el que yo vuelque en mi espacio algo tan personal, tan íntimo de mi familia, de mi vida.
Por supuesto, sé lo que hago. Y lo que escribo lo escribo con el consentimiento de mi marido. De hecho él me pidió que lo hiciera ¿Por qué?

…para animar a otras personas a que se hagan DONANTES VIVOS DE TEJIDOS

… porque esto sale BIEN

… porque se ayuda a OTRAS personas... y a tu familiar enfermo

…porque MERECE LA PENA

…porque salir de la Diálisis, sea cual sea su modalidad, es MEJORAR EN CALIDAD DE VIDA

…porque SE PUEDE HACER

…porque es un gesto HUMANO, SOLIDARIO Y GRATIFICANTE. Muy gratificante.

Si con esta entrada consigo que las parejas de «Donación de Vivo» aumenten, que muchas más personas sepan que esto se puede hacer con todas las garantías, me doy por contenta y por satisfecha. Por supuesto, aún estoy convaleciente y algo frágil (en todos los sentidos... lloro como la Melania de «Lo que el viento se llevó»); pero, cuando esto pase, haré dos entradas: una relativa al donante vivo y otra relativa al receptor de donación de vivo. Para que todos sepáis qué pasos se siguen, qué hay que hacer, cómo se controla al donante hasta el más mínimo detalle y para que todos sepan en qué consiste; que este tipo de actuaciones es un complejo sistema Socio-Sanitario que implica a un equipo enorme de profesionales, multidisciplinar, incluyendo las esferas no sólo social, psicológica y biológica, si no jurídica y legal.

Esta imagen de hemodiálisis casi diaria ha copado mi vida, nuestras vidas, desde hace muchos años... Miro la máquina parada en el cuarto de casa y sé, siempre lo supe, que merecería la pena. Y mientras estaba en el hospital, incómoda, dolorida y deseando irme a mi casa, también lo supe.


Os regalo mi sonrisa, mi ilusión y nuestra esperanza.

Abrir enlace del sitio web