Portada

13/11/2017

"Mi experiencia en el «42 Congreso Nacional de la SEDEN» en Burgos"

Por Lola Montalvo

Nuestra colaboradora participó en #SEDEN17 como ponente para hablar de sus proyectos y vivió junto a los congresistas nuestra cita enfermera.

El pasado 10 de octubre acudí a Burgos al «42 Congreso de la SEDEN» que allí se celebraba, concretamente los días 9, 10 y 11 de octubre. Tuve el enorme honor y placer de ir tanto como ponente en una de las mesas así como una asistente más, para aprender y actualizar mis conocimientos con respecto a los últimos aportes en enfermería nefrológica.

La Organización del Congreso me dejó asombrada desde el minuto uno; que el Palacio de Congresos donde se celebró el evento estuviera tan cerca del centro de la ciudad facilitaba el acceso andando de gran cantidad de asistentes que, como yo, solo teníamos que caminar unos minutillos y nos encontrábamos en el lugar de celebración... en el marco de una ciudad como Burgos, maravillosa para pasear y con todo tan cerquita. El proceso referente a recepción de inscritos y de ponentes fue magnífico, se me facilitaron todos los recursos necesarios para que mi aporte fuera como la seda. Todo lo que respecta a la organización les doy encarecidamente las gracias y mis felicitaciones.

Asistí a todas las mesas de esa jornada; me habría encantado asistir a los talleres y aulas, pero me pareció más adecuado que se pudieran inscribir las enfermeras que a diario atienden enfermos renales, yo no lo habría aprovechado tanto. Visité en las demás plantas la zona de posters que mostraban los trabajos e investigaciones de compañeros en Nefrología que buscan mejorar cada día más los cuidados a sus enfermos. Les felicito por el esfuerzo y, cómo no, por los resultados.

En las tres mesas que asistí, sin contar la mía, pude escuchar de primera mano la labor que se lleva a cabo a diario en servicios de nefrología, consultas ERCA y salas de hemodiálisis; los temas resultaban muy interesantes. A mí, que no me decido profesionalmente a la Nefrología, casi todos los avances y estudios me resultaron novedosos y, sobre todo, fascinantes. Y como dato a destacar me gustaría llamar la atención sobre el hecho de que las mesas eran multidisciplinares, conformadas por diversos profesionales de la salud, por enfermos y no solo por enfermeras. Se basan en la idea de que los mejores de cada campo deben compartir sus conocimientos para mejor aprovechamiento de los que acuden a aprender. Me permito preguntarme si a otros congresos también se invitan a otros profesionales para que aporten lo mejor que saben y conocen. Sin duda es la mejor forma de tener un cuadro completo, una idea aproximadamente universal —si es que esto es realmente posible— de cuáles son los recursos de que disponemos para proporcionar a las personas enfermas y sus cuidadores los mejores cuidados y tratamientos.

En la mesa «Paciente trasplantado: antes, durante y después», que por mi propia experiencia como cuidadora más me interesaba, pudimos disfrutar de diferentes puntos de vista del enfermo en este proceso… y me picó un poquito el orgullo de mi corazón de enfermera que, en pleno siglo XXI, aún se nos tenga que ¡¡¡enseñar y recordar!!! la importancia vital del lavado de manos, antes durante y después de la atención a las diversas personas que vemos y cuidamos en nuestra labor cotidiana como profesionales de la salud. Creo, y es mi opinión personal, que hoy día NO tendríamos que hacer hincapié en algo tan básico y fundamental, que ya tendría que resultar un acto mecánico, casi un tic profesional, dirigido a evitar infecciones a las personas que atendemos… y a nosotros mismos, por qué no decirlo.

La Mesa en la que tuve el gusto de participar como ponente fue: «Redes sociales: tres proyectos; cómo pueden ayudarnos». Moderada por Francisco Cirera Segura y Mónica Brazález Tejerina, expusimos nuestras presentaciones: Roberto Alcázar Arroyo, nefrólogo asistencial y que forma parte del proyecto «Nefralia», Pedro Soriano, enfermero de la Escuela Madrileña de Salud y creador del Proyecto #FFPaciente y yo, como enfermera cuidadora de enfermo ERC y coautora de la Guía para enfermos renales: «Vivir con insuficiencia renal». En esta mesa pude compartir con mis compañeros el aporte fundamental que supone hoy día la divulgación de conocimientos y cuidados en las RRSS referentes a todos los aspectos de las enfermedades renales y la IRC; el acceso sencillo que puede tener cualquier persona a los mismos, incluyendo enfermos y cuidadores. Con respecto a estos últimos debería ser siempre un acceso moderado y acompañado por profesionales que ayuden a filtrar la información para que resulte siempre fiable y de calidad, descartando o ayudando a identificar la que no lo es. Prescribir links de calidad sanitaria y utilidad en prevención y cuidados, app y recursos digitales, debería formar ya parte de nuestra labor diaria… o, al menos, así lo veo. Yo, por lo menos, así lo hago.

Cada uno de nosotros aportó un punto de vista en este tema resultado del cual creo que a los asistentes se les brindó una serie de herramientas de utilidad para poder compartir con las personas que atienden, herramientas dirigidas a adquirir conocimientos sobre su enfermedad y sobre todos los aspectos que se ven involucrados en su cuidado cotidiano para que su vida sea satisfactoria, saludable y de calidad, evitando complicaciones y recidivas, todo ello en la medida de lo posible.

Por mi parte, en mi exposición destaqué la importancia de la formación a enfermos y cuidadores y pude poner en valor la guía que Ana Hidalgo y yo escribimos para ayudar a los enfermos ERC y sus familias en su vida cotidiana: «Vivir con insuficiencia renal», así como compartir los enlaces en donde esta guía se puede descargar de forma gratuita.

Como imagino que sucede en todos los congresos y jornadas en las que se reúnen cientos de profesionales, también pude conversar con personas que conocía por las RRSS, volver a encontrarme con antiguos compañeros, conocer a personas nuevas que llevan a cabo una labor profesional y de calidad… En definitiva, compartir, compartir, compartir y, sobre todo: aprender, por encima de todo, aprender.

Asistir al Congreso Nacional de la SEDEN en Burgos ha sido para mí una experiencia enriquecedora a todas luces y por ello agradezco a Francisco Cirera Segura, que me propuso mi asistencia como ponente a este Congreso, a Ana María Molina, por todo lo que hizo para ayudarme (y fue muchísimo), a todo el Comité Organizador y a la totalidad de las personas que conforman la SEDEN el haberme brindado la oportunidad de acudir como ponente y como asistente… Y no me olvido de darle las gracias a Daniel Machí, responsable de Prensa, por su amabilidad y profesionalidad.