12/04/2017

"La Sal"

por Lola Montalvo

Para el funcionamiento de nuestro organismo es necesaria la sal, pero es necesario conocer los peligros de la sal y cuánta podemos ingerir al día para no tener carencias de sodio en nuestro cuerpo

La sal es imprescindible para el buen funcionamiento de nuestro organismo, cierto. Nosotros solemos ingerirla en forma de cloruro de sodio. El sodio es un ión fundamental para mantener el nivel óptimo de líquidos intra y extracelular en nuestro cuerpo y está escrupulosamente regulado por un complejo sistema de hormonas para que no sobre ni falte, para que se excrete el exceso y se reabsorba al máximo cuando está escaso en nuestra dieta. Con ese sodio se encuentra asociada el agua, de tal forma que si tenemos poco sodio en nuestro cuerpo, perdemos agua y, al revés, si tenemos un exceso de sodio, tendremos también un exceso de líquido en nuestro organismo. Es una explicación harto simple, cierto, pero creo que sirve para que se comprenda la importancia de la sal/sodio en nuestra dieta.

¿Cuál es la cantidad de sal que debemos ingerir para que no sobre ni falte sodio en nuestro cuerpo? 

Pues lo cierto es que con la cantidad que aportan los alimentos en su composición considerando una dieta saludable y variada es suficiente, es decir, no tendríamos que añadir sal a las comidas para conseguir un aporte adecuado... entonces, se preguntarán, ¿por qué se añade sal a nuestros alimentos? Pues por costumbre, para realzar el sabor de algunos, para conservarlos... Lo que es cierto es que se nos educa el paladar, es decir, que desde pequeños se nos habitúa a tomar sal en los alimentos y nos acostumbramos a esperar su sabor cuando comemos. Por ello, al retirar la sal en la preparación muchas personas se quejan de que la comida no sabe a nada, está insípida. Esto es un gran error, sobre todo cuando se añade mucha sal a los alimentos; la sal tapa el sabor natural de cada alimento.

¿Qué peligros tiene la sal para nuestra salud?

A grandes rasgos, el exceso de sal en la dieta produce una retención mantenida de líquidos en el cuerpo y un fracaso del sistema fisiológico de regulación de sodio de nuestro cuerpo, lo que puede facilitar el desarrollo de Hipertensión Arterial (HTA), cardiopatías y patologías renales crónicas, dado que es el riñón el encargado fundamental de la regulación interna del metabolismo del sodio/sal; un exceso le «exprime» y le daña. Aparte de todo esto, al riñón una situación de HTA mantenida en el tiempo ya de por sí le produce lesiones vasculares y le altera en su función. Por supuesto el peligro de la ingesta de sal/sodio en un enfermo con Insuficiencia Renal Crónica es patente: aumento de cifras de tensión arterial, retención de líquidos…

¿Cuánta sal podemos tomar al día?

No debemos añadir sal a nuestras comidas, pero ya que la añadimos a nuestros alimentos, cada uno de nosotros no debemos exceder al día los 5 gr., cálculo en el que debemos sumar la sal que ya de por sí contienen los alimentos. Por ello, debemos prestar especial atención a la etiqueta de composición de los alimentos que compramos y, sobre todo, la de aquéllos alimentos precocinados en los que la presencia de sal suele ser elevada.

Deberíamos retirar la sal añadida en la preparación de nuestros alimentos y sustituirla por condimentos que realcen el sabor natural de los productos frescos con los que preparamos nuestros platos y recetas.

En muchos restaurantes y establecimientos que sirven comidas ya se ha tomado la opción de preparar sus platos con poca o ninguna sal; quizá en esos sitios sus platos nos resulten sosos... y ello se debe a que han aceptado ciertas recomendaciones que animan a evitar un consumo excesivo de sal, para que sus platos puedan considerarse saludables.

Lo ideal:

"Retirar los saleros de las mesas —es decir, no añadir más sal— y cocinar con poca sal"

Hace unos años, La Agencia de Seguridad Alimentaria y Salud (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, puso en marcha un programa interesante, el PLAN CUÍDATE+1, dentro de la Estrategia Naos: «Come sano y muévete».

Por medio de una web (http://www.plancuidatemas.aesan.msssi.gob.es/), que sigue activa en estas fechas, insta a la población en general y joven en particular, a adoptar una serie de hábitos saludables, sobre todo a reducir el consumo de sal en su dieta, con el lema —SAL=+SALUD, críptico mensaje que busca, quizá, enlazar más fácilmente con la población más joven. Ahora, se ve otro apartado en el insta de igual forma a reducir la grasa de la dieta.

En su momento nos decían en su portada (tomado literal del programa):

«Mucha gente no es consciente de la sal que se ingiere en las comidas: según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), ingerimos 10 gramos de sal al día, cuando lo recomendable es un máximo de 5 gramos. 
Por eso, AESAN ha puesto en marcha el PLAN CUÍDATE +, al que esperamos que te sumes para disfrutar de sus beneficios.»

Lo recupero porque creo que es bastante ilustrativo del problema que todos tenemos con la sal añadida en nuestros alimentos y en nuestra dieta.

La web incluye una curiosa aplicación que facilita conocer la cantidad de sal oculta que contienen los alimentos, tanto en los productos frescos como los que ya están preparados como el pan, mantequillas o bollería, por poner algunos ejemplos. También explican las etiquetas, ayudando a reconocer las diferentes cantidades de sal de los alimentos, nos dan recetas, calculadoras…

Para mí, lo fundamental de esta web es que ayuda a los usuarios a tomar decisiones por sí mismos, a tomar las riendas de su propio cuidado y que anima a afrontar voluntariamente la decisión de llevar una dieta variada y saludable, poniendo en su mano herramientas más o menos útiles para que conozcan la composición de los alimentos en sal y en grasas.

Os animo a visitar esta web. Aunque no os apuntéis yo os invito a desear cuidaros de una forma tan sencilla como no añadir sal a vuestros alimentos y a cuidar/reducir la ingesta de alimentos precocinados; a hacer ejercicio de forma regular, a evitar/reducir sobrepeso y a llevar una alimentación saludable en el marco de la dieta mediterránea... os animo a desear estar bien mucho tiempo.

Abrir enlace del sitio web