Portada

03/04/2020

ARTÍCULO DE OPINIÓN

"12 de marzo, DÍA MUNDIAL DEL RIÑON"

por Lola Montalvo

El Día Mundial del Riñón es una fecha destacada para recordar la necesidad de avanzar en la mejora del cuidado renal y pone el labor del personal sanitario que día a día trabaja con personas con Enfermedad Renal Crónica.

Este jueves 12 de marzo se celebra el «Día Mundial del Riñón»; este año en la SEDEN su lema es: 'Enfermería Nefrológica pone todo el corazón para cuidar del riñón', destacando el papel de las enfermeras en el cuidado y atención de las personas con enfermedad renal, papel que pretendemos sea algo más visible precisamente este año, el «Año de las Enfermeras, 2020», establecido por la OMS. Pueden ver el vídeo que se ha realizado para este fin en este enlace: https://youtu.be/Wp5Xhz7ECog

El lema nacional español de esta celebración, adaptación del lema propuesto a nivel internacional, es: España, lista para frenar la enfermedad renal; prevención y detección precoz para cualquier persona en cualquier lugar, mensaje que trata de exponer que la enfermedad renal se puede prevenir y puede ser diagnosticada de forma precoz —en sus estadios más iniciales—, sobre todo en el ámbito más habitual y cercano de la persona, es decir, desde la Atención Primaria. Más información en este enlace: https://www.worldkidneyday.org/ckd-2020-spanish/

Me gustaría destacar que, como bien saben las enfermeras y demás profesionales que cuidan y tratan a los enfermos renales a diario, este grupo de patologías que conforman las enfermedades renales crónicas, no afectan solo a la persona que está enferma sino a toda la familia, dado que los cuidados que se precisan a diario para el buen control de estas personas en su situación clínica son complejos en dieta, hábitos cotidianos, medicación y tratamiento sustitutivo, y condicionan —incluso limitan— la vida de toda la familia. Por ello, en todas estas referencias a personas con una enfermedad renal crónica, no debemos de perder de vista a sus cuidadores/familias que tienen mucho protagonismo en el éxito o fracaso de los cuidados/tratamiento de un enfermo en su día a día; esta visión se debe realizar desde los servicios de nefrología hospitalarios y ambulatorios, por supuesto, pero sobre todo en Atención Primaria que, demasiadas veces, se ven ajenos a las necesidades y problemas de las personas con ERC. Además y muy importante: ante trasplantes de vivo generalmente son las familias las que se ofrecen como donantes para mejorar la calidad de vida de su persona querida. Prestar atención, formación continuada y cuidados a las familias/cuidadores habituales de las personas enfermas con ERC debería ser algo prioritario y destacado, en todos los niveles del Sistema de Salud.

Bueno, esto es todo solo me queda recordar a todas las personas, sanas o enfermas, pero sobre todo a las personas con ERC y trasplantadas, que se laven las manos con frecuencia con agua y jabón, que los pañuelos desechables se tiren después de usarlos una vez, que eviten visitar y ser visitados por personas con síntomas respiratorios, que no den besos ni den la mano para saludar, que eviten ir a lugares cerrados con más afluencia de personas y que estornuden en la flexura del codo, que se laven las manos con frecuencia —sí, otra vez—… medidas higiénicas dirigidas para controlar el COVID19, cierto, pero para prevenir cualquier otra enfermedad infectocontagiosa que nos pueda rodear, estacional o no.

Feliz Día Mundial del Riñón 2020, para enfermos, familias-cuidadores y profesionales.